30 de marzo de 2010

Letra muerta

Letra muerta, de Juan José Millás.

Un resentido funcionario ministerial es captado por una organización terrorista para, convertido en lego de una orden religiosa, utilizar el enorme poder de ésta o socavarla. Pero con el tiempo la organización suspende sus contactos con él, quien, adaptado a lo hábitos del convento, describe para sí aquel abandono, esta acomodación y su descubrimiento último: la organización no era sino un grupo de la propia Iglesia dedicado a conquistar para su provecho a los resentidos sociales.

    Con su impronta del psicoanálisis hace de sus personajes seres extraños y realiza una profunda caricatura “real” de las comunidades masculinas de religiosos (traspasable a una femenina), donde podemos sacar lecturas diversas entre ellas que es una organización (como toda organización extrema) que se compone de individuos inadaptados arrancados a la sociedad.

23 de marzo de 2010

Identidades asesinas

Identidades asesinas, de Amin Maalouf.

Identidades asesinas es una denuncia apasionada de la locura que incita a los hombres a matarse entre sí en el nombre de una etnia, lengua o religión. Una locura que recorre el mundo de hoy desde Líbano, tierra natal del autor, hasta Afganistán, desde Ruanda y Burundi hasta Yugoslavia, sin olvidar la Europa que navega entre la creación de una casa común y el resurgir de identidades locales en países como el Reino Unido, Bélgica o España. Desde su condición de hombre a caballo entre Oriente y Occidente, Maalouf intenta comprender por qué en la historia humana la afirmación de uno ha significado la negación del otro. Pero al mismo tiempo rechaza la aceptación resignada y fatalista de tal hecho. Su mensaje es que se puede ser fiel a los propios valores sin verse amenazado por los de los demás. Ejemplos históricos, filosóficos y religiosos ilustran su teoría.

2 de marzo de 2010

El misterioso caso de Styles

El misterioso caso de Styles, de Agatha Christie.

La novela se sitúa en una casa de campo en Essex, donde la rica propietaria de la mansión Styles es encontrada muerta en su cama, aparentemente víctima de un ataque cardíaco. Las puertas del cuarto estaban cerradas por dentro y todo indica una muerte natural. Pero el médico de la familia levanta una sospecha: asesinato por envenenamiento. Todos los huéspedes de la vieja mansión tenían motivos para matar a la viuda Emily Inglethorp y ninguno de ellos posee una coartada satisfactoria. Para solucionar el crimen entra en acción el detective Hércules Poirot, irresistible personaje creado por Agatha Christie y que aparece por vez primera en este intrigante caso.