4 de diciembre de 2018

El comensal

El comensal

En esta novela autobiográfica Gabriela Ybarra trata de comprender su relación con la muerte y la familia a través del análisis de dos sucesos: el asesinato de su abuelo en 1977 a manos de ETA y el fallecimiento de su madre en 2011 por un cáncer. Así, la primera parte de El comensal es una reconstrucción libre (por tanto, no esconde la parte de ficción de toda memoria) del secuestro y posterior asesinato del empresario español Javier de Ybarra, quien también fue alcalde de Bilbao y presidente de la Diputación de Vizcaya durante el régimen franquista. Aunque esta muerte ha sacudido a todo el clan familiar (los padres de la protagonista tienen que abandonar el País Vasco y convivir con un escolta), no es hasta que la madre de la narradora enferma fatalmente que los duelos no hechos y las herencias políticas no asumidas (a veces por ignorancia) estallan.

El comensal es una novela importante por dos cosas: la narración de un conflicto histórico desde un lugar personal procurando la huida del victimismo y el reconocimiento de la importancia que tiene el hacer visible la muerte para asumirla. Acostumbrados como estamos a que los procesos de deterioro y fin de la vida se escondan, la novela sorprenderá por lo que tiene de reconciliación con la enfermedad, que aquí es relatada con luminosidad y sin puritanismo ni autocompasión.


Gabriela Ybarra

Gabriela Ybarra nació en Bilbao en 1983. Es Licenciada en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Pontificia de Comillas y máster en marketing en la Universidad de Nueva York, ciudad en la que vivió tres años. Actualmente reside en Madrid, donde trabaja analizando redes sociales y elaborando estudios de mercado. El comensal es su primera novela. 

El asesinato de su abuelo, Javier de Ybarra, exalcalde de Bilbao, a manos de ETA en 1977 y la muerte de su madre de cáncer en 2011 dieron pie a la escritura de El comensal, la ópera prima de Gabriela Ybarra que se convirtió en todo un éxito de crítica en 2015. La novela, intimista y autobiográfica, retrataba con “claridad, levedad y falta de afectación”, en palabras del crítico Carlos Pardo, la muerte de ambas personas. Nada de cursilería. Y ese artefacto narrativo llegó al corazón de los lectores.

14 de noviembre de 2018

Carpas para la Wehrmacht

Carpas para la Wehrmacht

Ota Pavel enloqueció en Innsbruck, en 1964, mientras cubría las Olimpiadas de invierno como cronista deportivo. La enfermedad truncó una carrera periodística en la que ya había comenzado a despuntar, pero la gente no se olvidó de él. Los lectores hacían cola en la calle para comprar su primer libro, una selección de reportajes sobre deportistas checos, y los médicos del psiquiátrico se ocuparon de que a Pavel le llegaran fotos del gentío que se agolpaba en las librerías. También le dieron un cuaderno y un bolígrafo, y así nació Carpas para la Wehrmacht, una preciosa colección de relatos autobiográficos con un protagonista indiscutible: Leo Popper, el padre de Ota.

El soñador Leo, enamorado de la pesca y de la belleza femenina, supo vivir su vida como una fiesta en la Checoslovaquia de los años treinta. Plusmarquista mundial de la venta puerta a puerta, era capaz de vender atrapamoscas que no atrapaban moscas, o aspiradoras en aldeas sin electricidad. Más tarde, la invasión nazi de Checoslovaquia obligaría a Leo a usar todo su ingenio y audacia para garantizar la supervivencia y el buen ánimo de su familia. Algo tuvo que ver la guerra con la enfermedad de Pavel. Pero Carpas para la Wehrmacht no es el libro de un enfermo. Tampoco es triste, sino todo lo contrario. Como afirma Mariusz Szczygiel en el epílogo, «solo un prisionero de la depresión podía escribir el libro más antidepresivo del mundo». Un libro que, por su humor y originalidad, emparenta a Pavel con otros clásicos de la literatura checa como Jaroslav Hasek y Bohumil Hrabal.

Ota Pavel

 (Praga, 1930-1973), cuyo verdadero nombre era Otto Popper, fue un popular escritor y periodista deportivo checo. Su padre, vendedor ambulante judío, y sus dos hermanos mayores fueron encerrados en campos de concentración nazis, mientras que el pequeño Otto se quedó con su madre, de origen no judío, en Bust?hrad. Entusiasta jugador de hockey sobre hielo en su juventud, trabajó como minero en la región de Kladno antes de establecerse como periodista deportivo.

En 1964, mientras cubría los Juegos Olímpicos de Invierno que se celebraban en Innsbruck, mostró los primeros síntomas de la enfermedad mental que pondría fin a su carrera periodística. Aun siendo el periodo más difícil de su vida, también fue el más creativo, en el que escribió sus obras más destacadas y líricas, incluyendo los célebres libros de recuerdos Cómo llegué a conocer a los peces y Carpas para la Wehrmacht. Murió de un ataque al corazón en 1973 y está enterrado, junto a su padre, en el cementerio judío de Praga.

Sin piedad

Sin piedad

En la España posterior al crack de Lehman Brothers y al estallido de la burbuja inmobiliaria, un grupo de políticos y banqueros corruptos traza un plan para enriquecerse mediante la adjudicación de proyectos públicos en Valencia. Desconocen la existencia de un misterioso ermitaño, fanático de la lectura, que desde una aldea gallega abandonada se sumergirá en el universo hacker.  Mientras las élites saquean las instituciones, los ciudadanos soportan paro de larga duración, sufren desahucios o ven recortados los servicios, un grupo que opera desde el portal sinpiedad.org ofrece a los ciudadanos venganza contra los imputados en casos de corrupción.

Por este thriller político y social desfilan variados y memorables personajes: un alcalde sin escrúpulos, un antiguo empleado de Lehman Brothers, un militante con ganas de ascender, una interiorista en la cresta de la ola, un anciano mafioso siciliano, un ex tirador de élite del ejército español, la empleada de una carnicería, los periodistas de un diario digital de provincias o un grupo de perroflautas. Todos ellos se verán involucrados en las actividades de un grupo liderado por el ermitaño que opera desde el portal sinpiedad.org para ofrecer a los ciudadanos una venganza contra imputados en casos de corrupción. Esta trepidante novela, llena de ritmo y acción, supone el deslumbrante debut de Bernardo Carrión, un autor que ha venido para quedarse.

Bernardo Carrión

Bernardo Carrión (Valencia, 1969) debutó como periodista en 1995 en MiniDiario, el primer diario gratuito español, y trabajó seis años como redactor de informativos de Ràdio 9 en Alicante, en la época en que Eduardo Zaplana era presidente de la Generalitat Valenciana. Lleva más de una década como profesional independiente. Presta servicios de comunicación corporativa a diferentes entidades y es editor de publicaciones periódicas y libros.

Especialista en campañas de comunicación en el ámbito cultural y director de comunicación del festival de género negro VLC Negra, su condición de periodista le ha permitido conocer de cerca a numerosos políticos, cuyo proceder, a menudo envuelto en pompa y mesianismo, siempre le llamó la atención. Tras dos décadas de trabajo periodístico ha encontrado el momento y la historia adecuada para estrenarse en la ficción. Formó parte del grupo literario El Cuaderno Rojo, con el que ha publicado dos relatos en sendas antologías, en las que ejerció como editor técnico. Sin piedad es su primera novela.

Las ocho montañas

Las ocho montañas


Pietro es un chico de ciudad, solitario y un poco hosco, que veranea en los Alpes italianos. Bruno es hijo de un albañil de la zona, alguien que solo conoce los montes y que pastorea las vacas de su tío. Tienen apenas once años y un mundo entero les separa. Pero, verano tras verano, forjan una profunda amistad mientras Bruno inicia a Pietro en los secretos de la montaña. Juntos exploran y descubren casas abandonadas, glaciares y escarpados senderos hasta que, con los años, sus caminos toman rumbos distintos.


Esa misma naturaleza salvaje es la pasión que mueve al padre de Pietro, un hombre envuelto en la melancolía de una Milán gris que solo puede abandonar durante los veranos. La montaña se convierte entonces en el mejor lenguaje para comunicarse con su hijo, un legado que solo el tiempo conseguirá poner en valor.

Con un lenguaje puro y poético, Paolo Cognetti traza un viaje vital, íntimo y universal, en una novela magnética y poderosa que explora lo robusto y lo granítico de las relaciones entre amigos, padres e hijos.

Paolo Cognetti

Paolo Cognetti (Milán, 1978) comenzó a escribir sobre los dieciocho años. En la universidad comenzó a estudiar matemáticas y literatura estadounidense de forma autodicata. Tras abandonar los estudios académicos se diplomó en 1999 en el Escuela de Cine de la ciudad de Milán. 

Su primera publicación como narrador fue en 2003 con el relato Hacer orden, ganador del Premio Subway-Letteratura. En los años siguientes ha publicado los relatos Manuale per ragazze di successo (2004) y Una cosa piccola che sta per esplodere (2007) asi como la "novela de relatos" Sofia si veste sempre di nero (2012), todos ellos ganadores de numerosos premios. 

En 2010 publicó New York è una finestra senza tende, seguido en el 2014 de Tutte le mie preghiere guardano verso ovest, dos guias personales sobre la ciudad de New York. En el 2015 dirigió para la editorial Einaudi la antologia New York Stories. La otra pasión de Cognetti es la montaña, donde transcurre en soledad algunos meses al año. De estos periodos de aislamiento surgió en 2013 un diario, El muchacho silvestre. En 2014 publicó un ensayo sobre el arte escribir relatos titulado A pesca nelle pozze più profonde. Su mayor éxito ha sido la publicación de su primera novela en sentido estricto: Las ocho montañas, vencedor del Premio Strega 2017.

19 de octubre de 2018

Los besos en el pan

Los besos en el pan

Hay que ser muy valiente para pedir ayuda, pero hay que ser todavía más valiente para aceptarla. Los besos en el pan, una conmovedora novela sobre nuestro presente. ¿Qué puede llegar a ocurrirles a los vecinos de un barrio cualquiera en estos tiempos difíciles? ¿Cómo resisten, en pleno ojo del huracán, parejas y personas solas, padres e hijos, jóvenes y ancianos, los embates de una crisis que «amenazó con volverlo todo del revés y aún no lo ha conseguido»? 

Los besos en el pan cuenta, de manera sutil y conmovedora, cómo transcurre la vida de una familia que vuelve de vacaciones decidida a que su rutina no cambie, pero también la de un recién divorciado al que se oye sollozar tras un tabique, la de una abuela que pone el árbol de Navidad antes de tiempo para animar a los suyos, la de una mujer que decide reinventarse y volver al campo para vivir de las tierras que alimentaron a sus antepasados? En la peluquería, en el bar, en las oficinas o en el centro de salud, muchos vecinos, protagonistas de esta delicada novela coral, vivirán momentos agridulces de una solidaridad inesperada, de indignación y de rabia, pero también de ternura y tesón. Y aprenderán por qué sus abuelos les enseñaron, cuando eran niños, a besar el pan.

Almudena Grandes

Almudena Grandes (Madrid, 1960) estudió Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Sus primeros trabajos fueron en el sector editorial como redactora y correctora y también coordinó una colección de guías turístico-culturales. Ha participado en varios libros colectivos, como Libro negro de Madrid (1994), Madres e hijas (1996), Érase una vez la paz (1996). Está casada con el poeta granadino Luis García Montero. Su primera novela, Las edades de Lulú (1989), fue un gran éxito de crítica y de público y fue traducida a más de 20 idiomas. Obtuvo el premio Sonrisa Vertical de novela erótica y fue llevada al cine en 1990. Su siguiente gran éxito fue Malena tiene nombre de tango (1994), novela adaptada al cine por Gerardo Herrero en 1996. También han sido adaptadas sus novelas Atlas de geografía humana (1998), Los aires difíciles (2002) y Castillos de cartón (2004).

Se reivindica como heredera de la gran novelística del s. XIX, especialmente del realismo francés y de la narrativa de Benito Pérez Galdós; su última producción se caracteriza por construir novelas totales, que pretenden abarcar la vida del personaje en su contexto social a través de técnicas realistas y de introspección psicológica. Gran parte de su novelística se ambientaba a finales del s. XX. Sin embargo, desde El corazón helado (2007) se observa un viraje de su mirada hacia la guerra civil española. Esta mirada al pasado se sistematiza a partir de Inés y la Alegría (2010), continuada con la novela El lector de Julio Verne (2012). Colabora habitualmente en prensa, principalmente en El País, y participa como contertulia en algunos programas de la Cadena SER.